¿Cómo adquirir el hábito de estudiar inglés todos los días?

Adquirir el hábito de estudiar inglés todos los días puede ser complicado, debes estar claro de tus objetivos y perseverar.

Hay muchas formas de aprender inglés, incluso con trabalenguas, descuida, nosotros te daremos consejos efectivos y prácticos para estudiar inglés a diario.

¿Cómo creas un hábito de estudio?

Debemos advertirte, no existe una receta mágica que te haga ser un autómata para crear una rutina y estudiar inglés, no es como tomarse una píldora y empezar a estudiar; los seres humanos somos anti hábitos y nos cuesta crearlos.

Eso sí, si lo logras será difícil dejarlo; el truco está en crearlo. Hay muchos métodos, pero la buena noticia es que no es necesario que hagas un régimen militar.

Los hábitos de estudio son rutinas y técnicas que crean los estudiantes, muchas veces de forma inconsciente, pero que necesitamos reforzar para que sea realmente efectivo.

Las habilidades y actitud personal juegan un rol fundamental, por eso no solo basta con practicar algunas técnicas generales, debes unirlas con tu propia competencia y dar lo mejor de ti.

¿Por qué es importante crear el hábito de estudiar inglés? En realidad no importa la actividad, sin un mínimo de compromiso y dedicación no se podría lograr nada, y estudiar una carrera o un nuevo idioma es un reto para cualquiera.

Un buen programa de estudio es la única manera de superarte a ti mismo, sobre todo a la hora de estudiar inglés, por eso estos consejos pueden serte de mucha ayuda.

8 consejos generales para adquirir el hábito de estudio en inglés

Hora de tomar acción, estos consejos no te servirán de nada si no pones de tu parte, sin un mínimo de compromiso, así que deja de procrastinar y pon a un lado las distracciones; apégate al plan.

1. Planifica tus actividades para estudiar inglés

A muchas personas no le agrada planificar demasiado porque piensan que crear planes es sinónimo de estancamiento; pero la realidad es que si dejas todo al azar seguramente no lograrás hacer nada.

Debes ser realista, no digas que vas a estudiar inglés la tarde entera para el día siguiente dedicarle solo una hora.

La práctica hace que mejoremos cada vez más, pero debes hacerlo a tu ritmo, bajo parámetros que puedas controlar.

Es mucho más importante ser constante día a día, no hay problema si solo le dedicas 10 minutos diarios a tus estudios, la clave es ser periódicos.

2. Aprovecha las ventajas de la tecnología

La información es poder, y el internet ha hecho que cualquiera tenga acceso a gran cantidad de información.

Aprovechar el material multimedia hará que tu curva de aprendizaje sea más corta.

Pero también es una idea genial para crear un hábito de estudio al ver videos que te diviertan mientras aprendes; este refuerzo positivo es una gran manera de crear una costumbre.

Los cortometrajes de pocos minutos son perfectos para tus propósitos; te dan la información que necesitas en poco tiempo, así no te saturas de información y te deja con ganas de más.

3. Ten tu libreta a la mano

Hay muchas palabras que te dejarán con dudas, y si no las anotas es posible que las olvides buscarlas en el diccionario.

Como estudiante te conseguirás con un mundo nuevo de palabras, y tanta información puede que no entre en tu cabeza de una vez.

Una buena manera de gestionar esta información es a través de las notas que vayas creando de a poco.

Hay muchas maneras de facilitar la comprensión de lo que anotas: listas, mapas conceptuales, diagramas, tablas; tú escoges la manera que más te convenga para estudiar inglés.

4. Tómate un descanso y aliméntate bien

El momento de descanso hace maravillas por tu nivel de aprendizaje, hace que tu cerebro procese la información con mejores resultados y hace que renueves las energías para ir por más.

La alimentación es clave para una mente y cuerpo sano, pero también es una forma perfecta de crear hábitos, como por ejemplo, comerte ese bocadillo que tanto te gusta solo al final de la clase.

5. Tu área de estudio debe estar impecable

Tal vez no pienses mucho en la influencia de un área de estudio saludable para tu aprendizaje, ¿pero qué prefieres? ¿Estudiar en un basurero o en un espacio iluminado, bien decorado y con aire puro?

La ventaja de tener un espacio de estudio es que puedes personalizarlo como quieras.

La idea es que te sientas cómodo cada vez que estás en ese sitio y que no te den ganas de terminar todo y salir corriendo.

Un área de estudio debe ser una especie de refugio, un lugar donde estés tranquilo con tus pensamientos.

La naturaleza es excelente para esto, porque invita a la paz e incita al pensamiento creativo y relajación.

6. Adiós a las distracciones al estudiar inglés

Ya sé, parece que no podemos vivir sin teléfonos inteligentes, tablets y cualquier otro dispositivo electrónico, pero esto también es una costumbre.

Recuerda que estás haciendo algo que tu cuerpo repele mientras no está acostumbrado, así que debemos facilitarle el trabajo en la medida de lo posible y eliminar las distracciones.

¿Hay algo que te interrumpe cada vez que intentas estudiar inglés? Pues elimínalo de inmediato. Ignora las redes sociales y silencia tu teléfono.

7. No es recomendable memorizar de buenas a primera

En mi país le decimos “estudiar al caletre”, y hace referencia a memorizar la información sin entenderla.

Esto termina siendo contraproducente porque estás alterando la curva de aprendizaje.

Además, entender a cabalidad la información y encontrar la raíz de las cosas hará que la información se quede en tu cerebro de una manera mucho más eficiente.

8. No te quedes en la teoría

Al estudiar inglés es importante que practiques de forma constante; de cierta manera hay que obsesionarse por el idioma para pensar regularmente en palabras y frases.

Si bien el momento de estudio lo pones tú a cualquier hora, en realidad nunca dejas de pensar en el idioma mientras contestas tu celular configurado al inglés; o mientras ves esa película o serie subtitulada; o mientras recreas frases en tu mente.

Lo que no debes hacer al estudiar inglés

Así como hay buenos hábitos, también hay malos que debes quitar desde ya; es importante que identifiques todo lo que hace que vuelve lento tu aprendizaje.

Por ejemplo, hay personas que cuando escuchan música se inspiran para estudiar, pero tal vez tú no seas uno de ellos y terminas distrayéndote. Si es así quita la música y acostúmbrate a un silencio aceptable.

No esperes barrer con todo lo malo de una sola vez, después de todo las rutinas malas existen, y quitártelas de encima es más difícil de lo que piensas; pero si trabajas en ello puedes hacerlo.

A pesar de que hagamos nuestro mejor esfuerzo, hay rutinas tan arraigadas que se transforman en vicios; y los vicios terminan siendo adicciones; es entonces cuando debes buscar ayuda.

Una visión externa siempre es más objetivo, además no está demás pedir ayuda si no puedes por ti mismo, pídele a un familiar o amigo que te apoye para eliminar lo malo e invitar lo bueno.

Si estás estudiando inglés, lo más importante de todo es que te superes a ti mismo de forma constante, y la única manera de lograrlo es trabajando.

Como ya lo explicamos, adquirir el hábito de estudiar inglés todos los días puede ser un reto, pero no es imposible si te lo propones.

¿Te gustó? Comparte este contenido

Deja un comentario